Seguidores

viernes, 8 de julio de 2011

Museo del bicentenario

Hoy visité el museo del bicentenario, creado en lo que fue la Aduana Taylor, detrás de la Casa del gobierno nacional. La entrada es gratuita.
Fui especialmente a ver el mural recuperado de Siqueiros, por lo que no presté especial atención a lo demás (en esta primera visita).
El ámbito del mural (sótano - bodega) es mas pequeño de lo que parece en las fotos, pero el mural es mas espectacular de lo que me imaginaba. Tiene detalles en estencil, aerografía (tal vez hechas con pistolas de aire), un juego cromático ,formal y compositivo que delata la intervención de Siqueiros, a pesar de la mala iluminación; pero a la vez tiene una sensibilidad y una poética espacial que me dejan dudas de que lo haya resuelto él en su totalidad, aunque figure el Grupo Poligráfico como ayudantes y aprendices únicamente.
Mi duda parte de haber visto en persona el mural del SME (Sindicato Mexicano de Electricistas), donde tuvo como co participes a diseñadores "no- muralistas" que enriquecieron la obra con aportes gráficos no vistos en otras obras del maestro.
El "engendro arquitectónico" que alberga al mural está, a su vez, dentro de una "pecera" vidriada con gigantografías microperforadas. Los "cerebros" que idearon esta costosa seguridad no pudieron imaginarse la posibilidad de un espectador transeúnte acorde a la teoría poliangular de Siqueiros; por lo que solo se lo puede ver desde la ubicación donde estaría la puerta del sótano para no caminar por el piso decorado. Por lo que hay que asomarse y "cogotear" la pared ubicada del mismo lado ya que no se puede apreciar.
Plantearon una iluminación cinematográfica, quizá emulando la película "Los próximos pasados". Una luz amarilla rasante desde la linea perimetral del piso que neutraliza los colores y no deja percibir claramente los contrastes menores.
Supongo que los responsables pensaron en que el "bao" de la gente puede ensuciar con el tiempo los muros, pero una buena ventilación lo solucionaría. Y la posibilidad de que el espectador sea verdaderamente transeúnte se solucionaría con un piso de vidrio "flotante" como los que están a lo largo de todo el museo.
Hasta aquí mi primera incursión, que fue rápida porque solo te dejan verlo unos cortos minutos y te piden que te retires y le dejes espacio a otro visitante.
Ya fuera de la "pecera" muralística, recorrí rapidamente el museo. Es muy buena la puesta y el recorrido audiovisual que tiene, con afiches y objetos de las diferentes etapas históricas y políticas en estos 200 años.
Les dejo un par de fotos que me conmovieron. Salute. M.C.






Era pequeño y este afiche lo veía al entrar con mi mamá
 a la mutual de lo municipales de la Ciudad de Buenos Aires


Afiche con diseño del maestro Castagnino




cada arcada tiene un televisor que proyecta un documental tématico
alusivo al un momento histórico, objetos, fotografías y afiches.

1 comentario:

@catriel dijo...

¡Fuiste a ver el mural y te echaron! XD
Yo me tuve que arrodillar para poder asomarme más adentro, y tratar de ver la pared del lado de la entradita.